9/9/09

La mujer rubia

Accidente sin huellas

Descubro La mujer rubia con cierto retraso pues fue estrenada en España hace casi un año. Pero su visión merece la pena y me alegro de que no se me haya escapado. De Lucrecia Martel sólo conozco La ciénaga, otra estupenda película, que recuerdo como otra aproximación a un determinado sector de la clase social argentina, la media o media-alta, auto separada del conjunto de la sociedad del país en una especie de burbuja protectora corporativista. La auto complacencia de su posición en el entramado social, el miedo a que sus privilegios sean vulnerados, el disimulo ante sus propias contradicciones y miserias y los complejos de culpa por la consciencia de que todo es más o menos así, son cuestiones que están suficientemente descritas en ambas película.
En La mujer rubia, una dentista cincuentona atraviesa una crisis personal que estalla tras un accidente cuando conducía su coche por una apartada carretera. Cree haber atropellado a alguien, pero, tras el shock del momento y sopesar lo que posiblemente ha ocurrido y las consecuencias que puede acarrarle, sigue su camino. A partir de ahí asistimos a una crónica híper realista de los mecanismo de autodefensa de un entramado social determinado que no duda en utilizar sus poderes y medios para manipular la realidad si ésta los pone en peligro. Hay una película española que aborda la misma cuestión y utiliza idéntico detonante, un accidente en carretera, para diseccionar idéntico sector social y sus mismos complejos; hablo de la genial Muerte de un ciclista, de Juan Antonio Bardem.

La mujer rubia no llega a la grandeza y trascendía de Muerte de un ciclista, pero es lo suficientemente incisiva como para compararlas. El remordimiento de ésta mujer de pelo recién oxigenado (ojo: hay una simbología evidente que acota todo lo que le acontece; horas antes del atropello se tiñe el pelo de rubio y se lo destiñe justo antes de saber que ya nada tiene que temer: todo ha sido un paréntesis) es mitad complejo de culpa y mitad miedo. Su obsesión por indagar qué fue lo que atropelló no es más por la culpa que por el miedo. Cuando comprende que ella ha sido protegida por su grupo y que en realidad “no ha pasado nada”, no deshace la situación para llegar hasta el final y prefiere dejarlo todo como está.


En el camino de éste proceso, Martel disecciona los complejos, miserias e hipocresías del grupo en el que se mueve la protagonista. La sutileza sugiriendo lo que no se dice enriquece el relato, con un estilo que llega a recordar a Antonioni. La propia protagonista, María Onetto, hace un trabajo inspirado en la línea de Mónica Vitti de la trilogía El eclipse, La noche y La aventura. De hecho, el aspecto de María Onetto es posiblemente buscado en su parecido con el de la actriz italiana en ésas películas. Quizás sea exagerado hacer semejante comparación, pero el trabajo de ésta actriz merece un estímulo y yo se lo doy por si llegara a leerme. No tengo esas pretensiones, por supuesto. Era simplemente una boutade.

Calificación: ***

6 comentarios:

  1. Sabés? esta no la ví! la tengo en casa porque Martel es una directora genial que gracias a La Ciénaga, como nombraste, la descubrí hace poco. Este film justo me falta.
    María Onetto, es una actriz con letras mayores, la he visto en trabajos espectaculares, lástima que aquí en Argentina no se la vea más seguido trabajando!

    ResponderEliminar
  2. Estimada Pabela, aquí en España el cine argentino se ve poco, pero algo es algo... Ésta película está además hecha en coproducción y por España paga la productora "El deseo" que es de Pedro Almodóvar. Así que aquí era seguro que se vería. No conocía a María Onetto, pero es suficiente para comprobar lo buena actriz que es.

    Espero que comentes las pelis que ves por ahí. ¿Llega mucho cine español? ¿Qué películas?.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. muy buenos tus comentarios, de peliculas, yo mas que nada me intereso por mis anecdotas, mis momentos vividos, los cuales me mantienen vivo el corazon, y los cuales me hicieron tan felices,
    un abrazo =)
    Espero contactarme con vos .

    ResponderEliminar
  4. Hola, Bataaaa.

    Gracias por tu estímulo. Tú lo haces muy bien tambien. Seguiré tus anécdotas, son muy interesantes.

    Nos leemos...

    ResponderEliminar
  5. Película simple y compleja a la vez. Martel es una genia y siempre pone a prueba al espectador.

    De todos modos mi preferida de ella es La Ciénaga.

    ResponderEliminar
  6. Sí, mge, Lucrecia Martel es uno de los pesos pesados del cine argentino y cada día es más respetada en los ámbitos internacionales. El hecho de que La mujer rubia esté producida por El Deseo, la productora de Almodóvar, es ya una garantía y un reconocimiento, de alguien importante, a las cualidades de ésta directora.

    Saludos..

    ResponderEliminar