13/12/09

Stephen Boyd

El amigo de Ben Hur

Hablamos ahora de un actor, Stephen Boyd, que entró de lleno en la mitología de todos con la espectacular y mítica película Ben Hur, de William Wyler. Recordemos que Fred Niblo ya había hecho una primera versión muda en los años 20 del libro de Lewis Wallace, con una de las máximas estrellas del momento, el mexicano Ramón Novarro, como protagonista. En la versión de Wyler él (Boyd) no hacía de Ben Hur, sino de Mesala (una obviedad, ya lo sé), lo que no fue óbice para que su presencia en la película y el magnetismo que desprendió estuviera a la altura del trabajo de Charlton Heston, el protagonista indiscutible.La "amistad", por encima de todo. Brindando por ella...

Fue en Ben Hur donde el público descubrió el poderoso atractivo sexual del actor y su gran presencia en pantalla, a pesar de que ya hacía mucho tiempo que se esforzaba por llegar al estrellato. Incomprensiblemente, tras lograrlo por fin, ¡y de qué forma!, sus futuras películas nunca estuvieron a la altura de lo que se esperaba de él tras éste espectacular trabajo.
Stephen Boyd comenzó desde muy pequeño en el arte de la actuación. Había nacido en Irlanda, en Belfast, y allí hacía teatro colegial y amateur desde los cinco o seis años. En la adolescencia se pasó a la radio, donde tampoco consiguió destacar especialmente. Pero era una persona constante que, lo que quería, lo perseguía. Así que se trasladó a Hollywood en busca de fama y fortuna y allí intervino en pequeños papeles sin la menor repercusión en sus intentos de triunfar. Así que se volvió a Europa y en el Reino Unido lo intentó una vez más.

Aquí "parece" que esté vestido de flamenco...

Hizo pequeños papeles en películas olvidables (en una, The aligator named Daisy, compartió pantalla con la ya comentada en éste blog, Diana Dors), y como no pasaba nada de nada, se volvió de nuevo a Hollywood, donde lo intentó una vez más. Papeles en películas como La mujer obsesionada (junto a Susan Hayward), Viaje Alucinante (junto a Raquel Welch), Isla al sol (con Dorothy Dandrige), El vengador sin piedad (con Joan Collins y Gregory Peck) no lograron lanzarle al estrellato.

Y, como ya hemos dicho, tuvo que llegar el Mesala de Ben Hur para que se le abrieran todas las puertas. Pero todo fue un espejismo y, tras intentar después mantener el status de estrella en películas como Venus Imperial (junto a Gina Lollobrígida), y algunas más, le llegó otra oportunidad de oro al ser elegido para hacer el Marco Antonio de la gran superproducción, Cleopatra. Diversos problemas con el comienzo del rodaje de la película más cara del cine hasta aquel momento, hicieron que, al final, el papel se lo llevara Richard Burton, el por entonces marido de la protagonista, Liz Taylor.

Con la almibarada Doris Day en Dumbo

Rendido ante la evidencia de que ya no lo lograría y, a falta de ofertas en la meca del cine, aceptó papeles en Europa en películas de muy escaso relieve. Sólo cabe destacar la superproducción de Samuel Broston, La caída del imperio romano, rodada en España, donde trabajó también para vulgares directores en películas nimias, como Mil millones para una rubia, quedando así relegado para acompañar a estrellas españolas de andar por casa como Analía Gadé, la protagonista del film, que dirigió Pedro Lazaga. Otra de sus películas españolas fue Marta, de J. A. Nieves Conde, donde daba la réplica a una exuberante Marisa Mell.


Su pose más característica, con cigarrillo en mano

También intervino en el cine italiano, igualmente en películas de tercera, donde ya lucía un físico en franca decadencia. En el año 1.977, cuando contaba 45 años de edad, sufrió un infarto que le costó la vida. Era todavía muy joven y, dada la constancia desplegada a lo largo de toda su carrera, seguramente lo hubiera seguido intentado. Y seguramente hubiera acabado consiguiéndolo. De todos modos, quedará en el imaginario de todos los espectadores de todas las épocas a partir de Ben Hur, por su interpretación de Mesala, personaje con el que llegó a turbar las apetencias eróticas del mismísimo Charlton Heston, eso sí, a través de su personaje cinematográfico.

Con Charlton Heston, de "vacaciones en Roma", durante el rodaje de Ben Hur

Como anécdota, se cuenta que durante el rodaje, y dada la conocida tendencia ultraderechista del señor Charlton Heston, el director William Wyler le tuvo que ocultar las verdaderos motivos de la enemistad de los personajes de Ben Hur y Mesala, que no eran otros que el rechazo de Judá a la atracción homosexual que le inspiraba su amigo Mesala. Stephen Boyd sí que lo sabía y también tuvo que ocultar ese dato a su compañero de reparto, el cual montó en cólera cuando se lo dijeron una vez terminada la película.

Stephen Boyd será para siempre, como máximo logro del estrellato que siempre ansió, el Mesala que nadie hubiera podido haber hecho más atractivo y creíble.

26 comentarios:

  1. No creo que Heston fuera tan ultraderechista por aquellas fechas. Igual hasta votaba demócrata por aquel entonces.. no sé.. no tengo ganas de ponerme a buscarlo, ya puedes perdonar, Scotty.
    De todas formas, la anécdota de lo de la "homosexualidad" de Mesala ya la conocía (por cierto, película que todavía no he visto..sí, así vamos)..Un amigo me contó toda esta historia, pero como que Heston sí sabía que había esa "relación". Heston podría ser muchas cosas ideológicamente, pero me parece a mí que era menos tonto de lo que se puede pensar. De hecho, creo que lo del rollo homosexual partió más de Gore Vidal que era guionista (hablo de referencia, que no me he puesto a confirmar datos) que de Willer. Gore sí que era homosexual. Ignoro si Boyd lo era. Y la verdad, que me importan poco las apetencias o tendencias sexuales de la gente (bastante tengo lidiando con las mías (ja,ja).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿leyeron la novela? me parece que lo de la homosexualidad...ni en forma sutil aparece siquiera...

      Eliminar
  2. Yo por mi parte ni conocía la anécdota (que no me extrañaría siendo Heston como se supone que era) y tan sólo conocía a este actor por su mítico papel de Mesala. La foto de la Vespa es genial jejeje.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. David, la verdad es que parece poco creíble lo de que Heston ignorara ese dato sobre el personaje que, casi seguro, no estará en la novela. Más bien es una aportación de los guionistas y, en todo caso, la insinuación sería tan sutil (en esos años la censura no daba mucho márgen para ciertos tabúes)que pasará desapercibida para la gran mayoría de los espectadores que no estén al tanto.
    ¿Aún no has visto "la película de los once óscars"?. Yo la vi hace tiempo y, por lo que recuerdo, debe estar bastante envejecida. De Wyler me quedo con cosas como La calumnia, La heredera, El coleccionista, Jezabel... La verdad es que tiene muy buenas películas ahora que lo pienso, a pesar de no ser un director muy apreciado por los críticos "profesionales".

    ResponderEliminar
  4. Crowley, me sorprende cantidad que sólo hayas visto a Boyd en Ben Hur. Seguramente que sí lo has visto en otras pero no lo recuerdas. Hay una película en la que hace, como tantas veces, un ppel secundario y que a mi me gusta mucho: El vengador sin piedad, de Henry King.

    La foto de la vespa es jocosamente ilustrativa para la dichosa anécdota. Viene al pelo para que se la hubieran restregado al señor Heston tras su supuesta rabieta, jejej...

    ResponderEliminar
  5. A ver.. otra vez sin buscar fuentes fiables, cito de memoria (cómo me estoy acostumbrando a esto y qué malo es,por Dios!) Creo que el asunto fue que Gore y Boyd acordaron esa intención del personaje de Mesala sin que Heston lo supiera o algo así debió decir Vidal tiempo después. Lo que mi amigo me comentó fue que Heston dijo algo así como que él veía esa "relación" entre los dos personajes... No sé.. Sería cuestión de buscar fuentes y contrastar. Wyler (el que hubo una época en la que fue considerado mejor director del mundo) es uno de los cineastas a los que debo un ciclo desde hace años. Mucho me temo que veré las que tú citas y ésta me la saltaré (sí.. serán 11 oscars, pero tb tiene muchos Titanic y aún no la he visto). Y mira, dejando a un lado a los críticos. Como me dijo el amigo que me contó la anécdota que mencionas en tu post. Su madre no sabe quién es Wyler. No conoce nombres ni carreras de directores de cine, pero como él dijo: "tú le dices a mi madre que es el de La heredera, Jezabel, La calumnia, etc. Y para mi madre Wyler es la hostia!!! Ja,ja,ja.
    PD: La foto de la vespa está muy bien escogida. Eso es verdad.

    ResponderEliminar
  6. Un año justo despues no se privaron en demostrar esta sexualidad entre romanos en Espartaco con la famosa escena del baño con tony curtis.
    De todas formas en ese abrazo contenido, dicen todo claramente.

    Otro ejemplo en Cleopatra cuando la taylor se despide de Apolodoro al dejarla a los pies de Cesar, esta le mira con una cara diciendole, retirate y apolodoro gracias, dios lo funde con la mirada como si hubieran tenido mil noches de pasion el esclavo y el.

    ResponderEliminar
  7. Davida, venga... vé tambien Ben Hur. es un espectáculo la mar de entretenido, de verdad... Pero por sus características ha envejecido regular. Aunque bien mirado, en la época en que no existían los efectos digitales, las escenas espectaculares me resultan mucho más auténticas y vivas que las que se hacen ahora. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Calistor, sí que un año después se insinuó de forma más explícita la homosexualidad en una película de romanos. Pero en España, con la dictadura en pleno apogeo, todo lo que dejaron fue una muy enigmática referencia entre Olivier y Curtis a la cuestión de que a unos le gustan las ostras y a otros los percebes (o algo así, no estoy muy seguro). Lo de Cleopatra ya es que se me escapa, claro que la vi bastante jovencito y en una copia exacta a la que se proyectó en su estreno en España. O sea, cortada y censurada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espartaco en el momento de su estreno no conservaba en su montaje la escena de ostras y caracoles, pero ni en España ni en ningún lado. Años después, cuando se restauró y se recuperó metraje, se reinsertó esa escena. Pero había un problema, no había audio, con lo que Tony Curtis pudo doblarse (aún vivía) pero Laurence Olivier, ya fallecido, no. Anthony Hopkins dobló a Olivier.

      Eliminar
  9. Amigo Calistor, te hablo como si no fueras español... Me he despistado, pero si casi somos paisanos. Yo nací en Jaén...

    ResponderEliminar
  10. Llego un poco tarde a esta discusión, pero acabo de encontrar tu blog! Ben-hur es mi película favorita, sin discusión posible, la he visto tantas veces que me la sé de memoria, y la veré muchas más....Acerca de la atracción hommosexual de los personajes, lo que yo tengo entendido es que Boyd no conseguía encontrar el motivo por el que Mesala rompe su amistad con Ben- hur y pasa a tenerle un odio profundo; fue Gore Vidal quien le dió la pauta de imaginar que se trataba de una relación homosexual, pero no se lo dijeron a Heston que por otro lado no sé si ya se había vuelto tan paranoico como lo fue después...en la novela no hay ni rastro de esa atracción, ambos son dos heteros de lo más normal, por lo que me inclino en pensar que efectivamente fue cosa de Vidal...hay que reconocer que funcionó maravillosamente....sí, sí, ya sé que una cosa es el libro y otra muy distinta la peli...afortunadamente porque el libro es un poco cargante...Por cierto, no quiero ser mala, pero tengo esa foto, y en póster!!! ;))

    ResponderEliminar
  11. Hola Monique!. Es un placer leerte. Espero que esto sea el comienzo de una gran amistad, jejej... A mi tambien me gusta mucho Ben Hur. Algunos cinéfilos puristas consideran estas "debilidades" poco serias. En fin...
    Clarao que esas connotaciones no estaban en la novela, además, un clásico juvenil del franquismo. Todos coindicen en que eso fue cosa de Gore Vidal. Pues fue genial, la verdad.

    Y cual es la foto que tienes en poster ¿la de la vespa?. Suppongo que será esa en la brindan cruzando los brazos y se miran a lo ojos...

    Es pero verte por aquí a menudo. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Monique. Es un placer leerte. Gracias por visitar mi blog y espero que esta sólo sea la primera vez.

    Efectivamente, la historia subyacente entre los dos amigos no está en la novela. Sería cosa de Gore Vidal, pero la verdad es que tuvo una genial idea.

    Y que foto tienes de póster, la de la vespa o la del brindis. Supongo que la primera...

    Paso a visitar tu blog.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  13. Mi póster es el de la Vespa, pero no exactamente; en el mío, Boyd aparece arrastrando la moto por el manillar y Heston empujándola....seguramente se trata de toda una serie de fotos, porque aparte de la que tú cuelgas, conozco otra en la que ambos se apoyan en la moto muertos de risa, supongo que porque el trasto no arrancaba...tengo una foto del póster en cuestión en el blog
    http://hidden-planet.blogspot.com/2009/10/io-la-vedo-la-scolto-e-la-sento-cosi.html

    No, no será la única vez que me deje caer por aquí! Gracias a tí por visitar Hidden Planet.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Antes de la fecha de esta entrada, publique algo al respecto en mi Blog, más ilustrativo de lo que aquí se ha dicho.

    http://sitioexpresodemedianoche.blogspot.com/2009/12/dialogos-inolvidables-ben-hur.html

    ResponderEliminar
  15. La muerte de Mesala es, para mí, una de las mejores de la historia del cine. Qué momento.

    No sé las veces que he visto esta película. No creo que haya envejecido mal... lo peor es la interpretación de Haya Harareet, aún más empeorada por el doblaje de Irene Gutiérrez Caba, un horror. Aún no entiendo cómo pudieron hacer algo así.

    En cuanto a lo de "Espartaco", eran ostras y caracoles y si era moral o inmoral comer unas u otros ;)

    ResponderEliminar
  16. Una pelicula fantastica, multiplicada X mucho, inolvidable de las que te gusta volver a ver.
    Enhora buena por tu fantastico blog Scotty.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Acabo de descubrir este blog por buscar una reseña de la escena del reencuentro entre Mesala y Judá, es una enorme escena resuelta por un actor que fue injustamente desposeido del óscar y no me extrañaría que su carrera posterior se halla visto eclipsada por el rol de Mesala y esas ardientes miradas de amor, yo no sé si Heston lo sabía o no, pero no iban a lograr de él esas miradas, la actuación en esa escena es bien marcada y diferente, Judá ve un amigo, Mesala ve a su amante. Me encanta la música de tu blog, lo enlazo al mio, porque tiene aquí mucho material, te doy un consejo, desechalo si es ofensivo, dale fondo oscuro a tu blog, se lucirán mejor las fotos, un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. No me extrañaría nada que el fracaso de Stephen Boyd estribara en decisiones de las cabezas bien pensantes del Hollywood (no sé si con Charlton Heston a la cabeza o entre bambalinas) de entonces y pagara muy caro la monería de Gore y, parafraseando el refrán, le achacarían aquello de si Messala se viste de seda, mona se queda. En aqellos tiempos no estaba el horno para bollos, precisamente. Y aunque el código Hays estaba ya de capa caída había cosas que aún tardaron mucho en tolerar.

    ResponderEliminar
  19. ERROR.-
    Cuando Li< Taylor filmò CLEOPATRAm no era aun casada con Richard Burton, como se afirma aqui.

    ResponderEliminar
  20. Biografia incompleta.
    Pareciera que Boyd hubiera filmado BEN HUR y nada mas, tuvo un sonado romance con Briguet Bardot (la estrella de moda en aquella època), con quien tambièn filmò, Tambièn actuò en una excelente pelicula titulada:EL HOMBRE QUE NUNCA EXISTIO,
    Muy incompleta la biografia de este actor, al que sòlo se le relaciona con BEN HUR

    ResponderEliminar
  21. Por cierto, que guapo es Messala!! ayer vi la peli y es que es guapisimo, y si, la peli de lo mejor quitando el doblaje de una de las mujeres que le ponen una voz de pito increíble.. ay!! Messala.....

    ResponderEliminar
  22. Y es que en la escena donde se preparan para competir con los caballos, Messala le dirige una mirada a Judah Ben Hur en la que esta arrebatadoramente sensual y masculino, Messala eres la divinidad masculina!! cuando Dios creo al hombre tu eras el modelo..

    ResponderEliminar
  23. Boyd era muy guapo, pero me quedo con Heston. Sobre el derechismo de Heston, eso no le impidió defender los derechos civiles en los años 60.

    ResponderEliminar
  24. Error...Viaje Fantástico con la Wélch, fué en el año 1966 y su consagración con Ben Hur, fué a final de los cincuenta.....iguál con el de ser Burton marído de Liz en Cleopátra, todavía estaba matrimoniada con el galán "Cóca Cóla" que le quíto a Debie Reynolds.

    ResponderEliminar