14/8/10

Origen

Con el sueño en los talones

Me esfuerzo por entender el prácticamente unánime entusiasmo con que ha sido acogida esta película, tan aparatosa visualmente como hueca y artificiosa en su contenido. Definitivamente Christopher Nolan no es santo de mi devoción. Ya me pasó con El truco final (The prestige), película con la que Origen tiene mucho que ver ya que ambas tienen como bazas fundamentales sacarse de la manga giros inesperados y sorpresas de guión dignos de una barraca de feria.

Si en The prestige la barraca de feria es literalmente el escenario de la historia, y los trucos que se sacan de la manga (no sólo el del final) tanto los personaje protagonistas como el director, pueden tener cierta credibilidad dado que se nos está contando una historia de prestidigitadores, en Origen, el truco final y todas las trampas que se les pone al espectador a lo largo del metraje me parecen arbitrarios y gratuitos.

El caballero oscuro, otra película que me parece sobrevaloradísima y que comparte ciertas premisas con las dos citadas, como son la de impactar a toda costa con imágenes efectistas, tener un tono narrativo ampuloso y solemne y buscar a toda costa el prestigio autoral del director, tenía al menos interesantes anotaciones políticas y reflexiones existenciales a considerar, que neutralizaban esa tendencia de Nolan al exhibicionismo visual y al recurso de sorprender al espectador imponiendo la acción, el espectáculo y los giros de guión sorpresivos sobre cualquier otra premisa.

No he visto Memento, su reputada (cómo no) opera prima, pero sí Insomnio, la película que más me gusta de su filmografía y la única que prescinde del espectáculo como principal premisa para atraer al espectador y se para a atender a los personajes y a la historia. Hasta Robin Williams me pareció más que correcto cuando es un actor que me cae especialmente antipático por su tendencia a la gesticulación y a los excesos interpretativos de todo tipo.

Origen cuenta una historia tan enrevesada y se esfuerza tanto en hacerla entendible recurriendo a diálogos explicativos, que, de farragosos, consiguen el efecto contrario. El espectador (al menos yo, sí), acaba mareado a los quince minutos de proyección y abandona todo esfuerzo por comprender qué es lo que pasa y por qué. Dejar de cuestionar de qué va la historia y los recovecos y laberintos por los que transcurre y admitir como bueno lo que a los guionistas y al director se les ocurra filmar para disfrutar centrándonos sólo en lo meramente visual, acaba cansando también. No se trata de ponerse puntilloso con la credibilidad de lo que se nos cuenta, pues la grandeza del arte -del cine en particular- es hacer real la fantasía más irreal. En esta historia de ladrones de sueños, de sueños dentro de sueños, de sueños y pesadillas compartidos, de realidades paralelas, de intercambios mentales, de robos de pensamientos (¡uff!...), muy pocas cosas me/resultan convincentes. Nolan fracasa a la hora de hacernos creer que lo que estamos viendo puede suceder y no logra involucrarnos en sus fantasías. No lo consigue ni el buen trabajo de los actores, todos estupendos, en especial DiCaprio y Cotillard, cuyos personajes viven, por cierto, una historia de amor repleta de tópicos y de lugares comunes a la que ellos saben dotar, menos mal,. de cierta densidad.

Engolada, artificiosa en sus diálogos, falsamente trascendente, enmarañada e incomprensible argumentalmente, arbitraria en sus resoluciones y giros, Origen interesa sobretodo por su fuerza visual, marca de la casa. Pero el espectador necesita, al menos quien esto escribe, algo más que imágenes impactantes y ritmo frenético. El cine engancha cuando sabe contar historias haciéndolas creíbles y cuando consigue dibujar personajes con vida propia con los que poder identificarnos. No es el caso de Origen, una película hipnótica en lo visual pero vacía de contenido, repleta de arbitrariedades y de resoluciones argumentales sacadas de la manga cuando más conviene a los guionistas sin que esas resoluciones tengan una base que las justifique más allá de hacer avanzar la historia de la manera que más convenga al espectáculo.

Christopher Nolan es un cineasta representativo del tipo de cine que triunfa en estos años de efectos visuales y de historias que rizan el rizo de la originalidad y de la fantasía en unos argumentos que muchos de los nuevos cineastas no consiguen hacer veraces y donde los personajes son puros arquetipos. Los directores de ahora se centran tanto en el impacto de las formas que se olvidan bastante del fondo. Nolan no consigue engañar/me con la falsa trascendencia con la que intenta prestigiar sus espectáculos de feria, pura pirotecnia para halagar los sentidos de unos espectadores complacidos y complacientes abducidos por un tipo de cine en el que prima sobre todo el espectáculo y los falsos golpes de efecto. Y hay que reconocer que Nolan sabe moverse de maravilla en estos terrenos. Viendo películas como esta es cuando se echa de menos a cineastas como Alfred Hichtcock (Dios, como me acordaba del mago del suspense mientras veía Origen), Howard Hawks o John Ford, verdaderos genios donde el equilibrio del fondo y la forma era una premisa que había que conseguir lograr a toda costa. Y vaya si se conseguía...

Califición: **

24 comentarios:

  1. Suscribo tus palabras casi al 100%.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, Scotty... Pues no la he visto todavía, y tenía cierto interés. La verdad es que la de Memento está muy bien (de la que mejor recuerdo guardo de las que he visto suyas). Yo creo que te gustará. Y El truco final a mí me gustó, pero tenías que "aceptar" la máquina duplicadora de Tesla/Bowie. Sus Batman no es que me maravillaran, pero había cosas como las que comentas. Tal vez Nolan tiene una reputación excesiva para lo que ha hecho, y es lo de siempre... buenos, buenos los que tú citas al final... y eso que ayer vi una de uno de ellos que me parece bastante-bastante floja (ja,ja)... En fin... Si la veo te digo (aunque tú y Mr.Lombreeze me habéis quitado un poco las ganas... a lo mejor repito Toy Story 3).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Coincido en mucho lo que dice, a Nolan le encanta llenar a sus películas de palabrería pseudointelectual, que en realidad no aporta ni fondo ni inteligencia. Además "Origen" me reafirma algo que ya pensé al ver sus dos films de Batman: tiene enorme falta de imaginación que en esta ocasión se ve en esos sueños tan parecidos a la realidad. Esto le favoreció en la saga del hombre murciélago, pero en esta ocasión me parece que las escenas oníricas son pobres, debería aprender de Buñuel, Lynch, Cronenberg o Satoshi Kon.
    Lo que si le digo es que a mi me entretuvo de principio a fin y que se me paso en un suspiro.

    ¡Por fin a alguien dice que le gusta "Insonmio"! normalmente a tod@s l@s adoradores del Nolan más espectacular no les gusta esa película.

    ResponderEliminar
  4. Mr. Lombreeze y Sr. Nocivo, me tranquiliza comprobar que hay espectadores que que están más o menos de acuerdo con mis opiniones sobre Origen. El bombardeo de comentarios y críticas entusiastas que pueden leerse por los medios debe influir en la opinión final que se tiene sobre algo. Yo me resisto a contaminarme con la opinión generalizada. Sé que muchos, la mayoría, no opinará así. Pero seguro que no somos los únicos. Sr. Nocivo, Insomnio puede que no gustar por no dar lo que se esperaba del director. Él mismo tomaría nota enseguida volvió por sus derroteros.

    David, intentaré ver Memento, aunque el hecho de que tú la valores tan positivamente no es una garantía de que me vaya a gustar a mí. Me remito a lo que pensamos de El truco final, jejej.. ah, y si en ella "había que aceptar" no sé que máquina multiplicadora para involucrarse en serio con la historia, aquí ni te cuento las cosas raras que tenemos que aceptar. Pero ni por esas...

    Saludos a los tres.

    ResponderEliminar
  5. A mi me gustó Memento y El caballero de la noche. Esta aún no la vi pero hasta ahora voy contando tres blogs que sigo a los que no les gustó.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Sé de cine, parece que hay bastantes más espectadores y críticos de los que yo pensaba, que están poniendo reparos serios a la película. Yo he leído comentarios muy entusiastas de ambos bandos. Bien por la controversia, eso significa, al menos, que no deja indiferente.

    Saludos.

    P.D. Pido disculpas por los errores y descuidos de mi escrito de arriba. Nada... que no aprendo a dar un repaso al texto antes de publicar...

    ResponderEliminar
  7. Scotty! Como va? Muy bien fundamentada tu crítica hacia esta peli.
    Yo la valoré como lo que es: un artificio entretenido de un director que -en estos días tan duros por los que está pasando el cine mundial- por lo menos sabe "parecer" un crack en lo que hace. Es cierto que se busca enaltecer a él mismo con cierta solemnidad irritable, pero también hay que tener en cuenta que es Hollywood. Y también que no hay nada más contraproducente que un realizador original y medio indie al que Hollywood le cumpla todos los caprichos.

    Le dí un 8 porque la pasé bien y porque su "efecto" logra llegar a todo tipo de público. Siempre digo que si se lo compara con Lynch, Buñuel, Cronemberg o los que vos proponés (Epa, amigo, Hitchcock ya es matarlo al pobre Christopher jeje) además de un tanto injusto es casi rebuscado, pero son criterios. Obviamente, comparados con las obras de estos, "Inception" no merece ni un 4.

    Son opiniones. En lo visual, hasta ahora me parece de lo mejor del año.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Hola Scotty. Como de costumbre no la he visto pero DiCaprio no es santo de mi devoción. Sólo dos excepciones como "Diamante de sangre" o "Infiltrados" le salvan un poco.

    ResponderEliminar
  9. Amigo Scotty,
    coincido con tu valoración. Mucho fuego de artificio, mucha pirotecnia, pero hueca y vacía en realidad. Esperaba más de ella.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Palitoh (¿se te puede seguir llamando así?), gracias por pasarte por aquí y comentar.

    Parece que te ha gustado y no te ha gustado. Bueno, normal... Técnica y viualmente es impecable, aparte de tener un ramillete de actores estupendos.

    Mi cita de esos clásicos del cine no es tan arbitraria, especialmente en el caso de Hicht. Si te das cuenta, su ritmo narrativo recuerda mucho al de Con la muerte en los talones, sobretodo y de forma evidente en todo lo acontecido en la montaña, en la nieve, que recuerda poderosamente a las secuencias en el monte Rushmore de Con la muerte.... La música de Zimmer está concebida y utilizada a la maner de cómo lo hacía Hermann. El subtítulo que le he puesto indica que yo lo he percibido así. Lo mejor del año en lo visual... puede, pero a mí no se me impresiona solamente con lo visual y su peso, en el conjunto de mi valoración de una película, es muy relativo. La guerra de las galaxias era de ritmo frenético y visualmente impactante, bueno, pues voy a decir algo que me puede crear antipatías: esa película me resulta tan cargante como Origen por los mismos motivos.

    Ah, nadie ha hecho mención (ni siquiera yo, que se me escapó a la hora de hacer mi comentario pese a que era mi intención decirlo), a los diferentes guiños a otras películas o, imcluso, a los actores que intervienen. El personaje de DiCaprio puede ser el mismo de Shutter Island, sus problemas interiores, sus reacciones, su interpretación son, en esencia, gemelos. La vie en rose es una canción se oye recurrentemente en la voz de Edith Piaf: todos sabemos que Marion Cotillard hizo una memorable interpretación del personaje (y de esa canción) que la llevó a ganar (con toda justicia) el Oscar en la película del mismo título. Hay más citas, pero ahora se me escapan.

    Me paso por tu blog a leer lo que has escrito.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Marcos, a mi, DiCaprio, no me cae mal. Efectivamente, en Infiltrados está muy bien. Infiltrados es una estupenda película que parece que no gusta a todo el mundo quizás por el hecho de ser un remake. Amí me encantó.

    Diamante de sangre fue otra película minusvalorada, a mi entender.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Crowley, de vez en cuando estamos de acuerdo en cosas, jejej...

    Vaya, y yo que creía que iba a estar solo poniéndole pegas a esta peli. Leo por ahí a críticos y blogueros no ya entusiasmados, sino arrobados, con Origen. Bueno, bueno... vale que la película guste a quienes le saben sacar la chicha (para estos entusiastas parece que si no te ha gustado es que eres un simple y no alcanzas a entender la grandeza de conceptos de la peli, su inmensa arquitectura narrativa y visual, su trascencente visión del futuro, el punto y aparte que supone para la historia del cine...), pero yo abandoné el esforzarme en saber si estaba en la realidad, en un sueño, en un sueño dentro de un sueño, en la mente de Dicaprio o en la cabeza de Cotillard, aquí o allá ¡qué lío! más o menos a la media hora de proyección.

    Mi cabeza y mi sagacidad no dan para tanto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Scotty. Me estoy poniendo al día en tu blog. Antes de nada, advierto que intentaré no hacer ningún comentario que pueda estropear la película a alguien....
    Bien, a mí Origen sí me gustó, lo pasé bien viéndola; seguí el hilo de las explicaciones pseudo-científicas (que me recordaban a las que se dan en Matrix)y aprecié que pese a ser visualmente impactante, la historia me parecía interesante...sé que es artificiosa, y el final es tramposo; quizá me quedó una buena impresión porque desde el primer momento la tomé por una especie de historia de ciencia-ficción, o porque no esperaba un peliculón, con ese aura de ser de Nolan (del que sólo he visto Memento, que me resultó un poco pesada): yo sólo fui al cine a entretenerme y por una vez no me dieron ganas de ir a taquilla a que me devolvieran el dinero
    Coincido contigo en el trabajo de los actores, que están estupendos....DiCaprio nunca ha sido santo de mi devoción pero a este paso me hará cambiar de opinión, y Joseph Gordon-Levitt me dejó de piedra.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Monique.

    La película está siendo acogida con diversidad de opiniones. Es muy respetable que te haya gustado. Yo me hice un lío monumental con tanta gente suelta soñando por ahí, jajaj...

    Los actores están muy bien todos.

    En cuanto a eso de que vas a tener cuidado con los comentarios, tú no te preocupes, dí lo que se te ocurra. Cada día detesto más eso del "spoiler". Así que voy a desahogarme y decir a los posibles espectadores que nos lean que...¡el asesino es el mayaordomo!, jajaj.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Estimado Sr. Scotty:

    Viendo su avatar le recuerdo que en su momento a 'Vértigo' también le llovieron varapalos, y se le acusó en cierto modo de un artificio pirotécnico hipnótico pero vacío.

    Firmado: alguien que cree que 'Origen' sí es una obra maestra.

    Bueno, en serio, me ha gustado tu crítica aunque piense de manera muy distinta. Lo curioso es que 'Origen' me ha recordado a títulos como 'La ventana indiscreta' (en lugar de la naturaleza voyeur del espectador/protagonista, la de 'sueño' que son las propias películas), o incluso a 'Vértigo'; aunque Nolan tiene un estilo, formas, contenido y tratamiento propios.

    Sin querer parecerme un frikidefensor (lo de la peonza al final si gira o no me trae sin cuidado), sí que me ha parecido que tiene contenido y fondo; y además me han fascinado sus imágenes y la manera de contar una historia que, ¡aleluya!, es también un guión original, y que por lo tanto su eficacia o éxito no ha sido probado antes de algún modo, sea en literatura, teatro, cómic, videojuego, secuela, precuela o película de los 80 :)

    ResponderEliminar
  17. Hola, Carles, un placer y un honor verle por aquí.

    Lo que dice de Vértigo es muy cierto. No dudo que Origen sea esa obra maestra que tantos (entre ellos usted...) pregonan, pero yo hablo de mi y de lo que percibo. Películas como Origen, o Matrix, me dejan bastante frío pues no consigo involucrarme en esos mundos del futuro (o de los sueños) donde las cosas pasan de la forma más arbitraria y hay que aceptar inconcguencias del tipo como que un un humano caiga sobra una colunna y se parta la columna y él quede intacto, y ya ni hablo de las pseudo pretensiones de mensajes metafísicos sacados de la manga. Kubrick sólo hubo uno y todavía no ha llegado quien se le parezca.

    Curiosa comparación con La ventana indiscreta, o Vertigo, con Origen, pese a que ambos hayamos encontrado a Hitchcock por sus fotogramas.

    Para un servidor, lo que signifique que la peonza gire, o no, al final, me trae sin cuidado ni me interesa. Para entonces ya esta mareado, hecho un lío, ausente, y deseando que se acabara la peli para dedicarme a otra cosa.

    Cuanto siento, de verdad, no pertenecer a la comunidad de los entendidos en casos como el que nos ocupa. El que se siente un friki soy yo, estimado Carles. Pero tengo que decir lo que pienso...

    Saludos muy cordiales.

    ResponderEliminar
  18. ¿Un friki Scotty? Para nada. Hay que decir lo que se piensa y con coherencia, como tú.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Me alegra encontrarme con críticas que reflejan mis impresiones respecto a la película. Creo que en general está muy sobrevalorado el cine de este muchacho...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. No es que sepa mucho de cine, pero voy a dar mi opinión.
    A pesar de que a mí también me parecen mejores otras películas suyas, Origen sí me gustó y tengo razones para creer que es bastante buena. El problema, y razón por la que puede no gustar, es precisamente intentar buscar una explicación al guión. Yo salí bastante desilusionado del cine, pero pensé un poco y me di cuenta de cuál es su valor. El final con la peonza girando es una resolución bastante genial, teniendo en cuenta que lo fácil habría sido acabar con un despertar repentino y un tío empapado en sudor, desconcertado por el sueño que acaba de tener, o con el sonido de un despertador y la imagen de alguien que se va al trabajo. Lo que derscribe Origen es un sueño, sin más, no ofrece una realidad paralela en la que existen los manipuladores de mentes, ni existe una intención en sus personajes (es verdad que recurre al desconcierto para mantener al espectador atento, pero sin malicia); la diferencia entre este y otros intentos de retratar un sueño, es que en este caso la historia contada se puede seguir, entretiene y hasta causa placer visual.
    No deja de ser cierto que a la obra le sobran elementos meramente espectaculares, como persecuciones de bandidos disparando armas, o diálogos sobrecargados. La verdad es que lo único que esto le aporta es mediocridad.
    Desde mi punto de vista el error de Nolan (que, por cieto, a mí sí me gusta y creo que si sólo hubiera hecho Memento e Insomnio, nadie hablaría de él como un idrector sobrevalorado, sino infravalorado -cosas del cine y la fama) ha sido intentar reunir todas las cualidades que han hecho al resto de sus trabajos grandes películas. Al final ni el guión original, ni la banda sonora, ni los efectos especiales, ni la dirección, ni la producción, ni la interpreteción de los actores están a la altura de las anteriores; así que se ha quedado sin gran obra maestra (suele pasar cuando se pretende). Pero seamos justos, es buena (mandaría huevos que no lo fuera con la pasta que ha debido costar).
    ¡Ah! Algo bueno, también remarcable, y que debería ser estudiado (pero eso ya DVD en mano) es la cantidad de referencias, no sólo al cine, sino también a la a la televisión, a la literatura y supongo que al arte y la fiolosofía. Se hablará de ello, tiempo al tiempo.
    En fin, no conocía el Blog. Veo que hay debates interesantes. Me ha gustado, volveré a visitarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Kinezoe, a pesar de que no somos tan pocos a los que no nos ha maravillado Origen, el comentario de Don Ramón evidencia que SÍ a gustado a muchos.

    Don Ramón, es un placer leerle, pues usted razona los motivos por los que la película le ha gustado y lo hace muy convincentemente. El problema está cuando todas esas cosas que ustedes ven en la película, que usted ve, al menos, referencias al cine, a la televisión, al arte y a la filosofía, y seguro que muchas cosas más, otros, entre los que me encuentro, ni las huele. Al menos, "auténticas" referencias y no meras arbitrariedades "referenciales", con las que el señor Nolan jugetea para impresionar al personal y quedar como muy profundo. Creo que ya lo he dicho antes: lo de la peonza es que ni me importa, ni me interesa, y me da igual si al final es un sueño o un sueño dentro de un sueño, o ahora realidad y luego sueño, o viceversa... No he visto Memento, pero sí Insomnio y, desde luego, Nolan no me pareció tan pretencioso como ya empezó a revelárseme en los dos Batmam y en El prestigio: el truco final. Aquí ya se desmadra del todo y echa todos los cuartos para que veamos, por fin y definitivamente, cuan profundo y complejo puede ser él. Un genio, vamos...

    Ah, y sí que sabe usted de cine, vaya si sabe... Sería un honor verle de nuevo, y a menudo, por el blog.

    Saludos a los dos (a Kinezoe y a usted).

    ResponderEliminar
  22. Absolutamente de acuerdo con tu planteamiento. Mira tu por donde, que yo no he visto ni "Imsonnio" ni "El prestidigitador", pero puedo recomendarte, a no ser que quieras, verdaderamente perder el tiempo, que no hace falta que veas "Memento". Fíjate que yo la vi en su momento, antes de que Nolan se dedicara a hacer sus numeritos de magia audiovisual (vacía), y ya me olió a chamusquina... Veo que no ha aprendido nada y tan sólo funciona cuando no es él que está detrás de los guiones, lo digo por los Batman...
    Un saludos y un gusto leerte!!!

    ResponderEliminar
  23. Qué tal, Luis.

    A la vista de lo visto, no me voy a molestar en buscar Memento. Si se pone a mi alcance, es posible que le de un vistazo.

    Tu blog es estupendo. Nos leemos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. A mí en cambio me encanta Nolan, Origen y toda su filmografía. Te recomiendo su opera prima, Following. Me sorprendió mucho, y gratamente, por cierto.
    Respceto a "Origen" te diré que a parte de los efectos me pareció una película muy buena por la idea que tuvo, a mí no se me hizo enrevesada y me gustó el final, la banda sonora, incluso Leo Di Carpio, que no me gusta demasiado...
    Ya se dice: para gustos, colores! Saludos.

    ResponderEliminar