6/1/10

Alida Valli

La italiana de la mirada insondable

Como vemos en la firma de la fotografía, Alida se permitió ser conocida durante sus años de esplendor por sólo su apellido.

Alida Valli fue una actriz que brilló con el fulgor y la intensidad de una estrella fugaz. Ojo: hablo de su estrellato y no de su carrera de actriz. Estrella lo fue en el firmamento cinematográfico de Hollywood de finales de los cuarenta. Una estrella que llegó a refulgir poderosamente y que incomprensiblemente se apagó demasiado pronto sin que uno se pueda explicar las razones de por qué pasó. De actriz/estrella pasó a ser sólo actriz lo que, bien pensado, no es nada negativo. Le esperaba su etapa más prestigiosa como intérprete. En Europa hizo sus mejores películas pero sus trabajos fueron cada vez menos interesantes a partir de mediados los sesenta y en muy poco tiempo acabó en producciones de bajísima entidad hasta aceptar papeles, ya en su avanzada madurez, realmente deplorables. Su físico siguió el mismo itinerario que su estrellato y su belleza se fue marchitando a pasos agigantados. Quizás una cosa arrastró a la otra.
Cuando llegó a Hollywood iba precedida de una gran popularidad y un gran prestigio en Europa, Más, por supuesto, en Italia, donde había robado los corazones de toda clase de públicos en una película de Mario Soldati, Piccolo mondo antico, con una sublime interpretación donde exhibía un gran encanto y una candorosa belleza juvenil cuyos focos principales eran una mirada soñadora y dulce y un rostro angelical. Por esta época interpretó una adaptación de la obra de Pedro Antonio de Alarcón El sombrero de tres picos bajo las órdenes de Mario Soldati. Curiosamente esta opereta basada en el relato del famoso escritor español fue también versionada en Italia en los años cincuenta por Mario Camerini con el título de La bella campesina. La bella campesina no era otra que una emergente Sofía Loren haciendo bueno el adjetivo del título. Inmediatamente se realizó en España otra versión de El sombrero de tres picos, dirigida por Antonio Román, con una bellísima y encantadora Carmen Sevilla. Aquí se tituló La pícara molinera. Pero nos hemos alejando de Alida Valli…

"A mi no me va ésto de aparentar señorona"
Durante el rodaje de Piccolo mondo antico enamoró al director Mario Soldati que la convirtió en su musa y compañera hasta que, recién acabada la Segunda Gran Guerra, fue requerida por el magnate del cine americano David O. Selznick para que interpretara a la protagonista del inmediato rodaje de Alfred Hitchcock. La película se basaba en un hecho real y dado lo escabroso del tema se esperaba que fuese un gran éxito. La película fue El proceso Paradine/El caso Paradine. De las dos formas se tituló en España. Todo hacía prever que Hollywood y por tanto el mundo se rendiría a los pies de la bella italiana. Pero El caso Paradine fue un inesperado tropiezo comercial y artístico, algo que no se esperaba que pudiera ocurrirle al imbatible rey de las taquillas de aquellos años. Hitchcok culpo del fracaso de la película (muy relativo en lo artístico) a que el productor le impuso los actores equivocados para componer los dos principales personajes: Gregory Peck y Alida Valli. Hitch se quejó también de Louis Jourdan, el tercero en discordia, y no porque dijera que los tres eran malos actores, sino porque creía que no eran los adecuados para los personajes que él tenía imaginados.

La condesa Livia Serpieri dispuesta a todo por el teniente austríaco Franz Malher (Farley Granger)

Aun así, Alida Valli seguía siendo reconocida como una gran actriz y una gran estrella y se la requirió para ser la protagonista femenina de un guión de Graham Greene que tenía que rodar nada menos que Orson Welles. Y fue la protagonista de esa gran película que todavía hoy admira a los antiguos y a lo nuevos espectadores convertida en un clásico indiscutible de toda la historia del cine. La película la acabó dirigiendo Carol Reed un hasta entonces artesanal y mediocre director inglés que conseguiría después varios éxitos de crítica y público pero cuya carrera estuvo plagada de demasiadas mediocridades. . Aunque Carol Reed firmó El tercer hombre, siempre se dijo que el responsable real de la dirección fue el protagonista, un sensacional Orson Welles a uno y otro lado de la cámara. La Valli estaba sublime, sobre todo en la larga secuencia que pone fin a la película en la que pasea su dignidad y su indiferencia ante el hombre al que no ama ni amará, recorriendo pausadamente un interminable paseo donde al final la espera un impasible Joseph Cotten que es ignorado. En el MixPod del Blog podemos ver esa secuencia mientras leemos esto.En esta película, Alida Valli aparece en el reparto simplemente como Valli, lo que ya dice mucho de hasta qué punto era reconocida.
Foto publicitaria de El caso Paradine, donde "no" hacía pareja con Gregory Peck
Pero no fue mucho más lejos en Hollywood donde intervino en algunas producciones más y tras el rodaje junto a Glenn Ford de La montaña trágica, se volvió a Europa donde ya olvidadas las pretensiones de estrellato trabajó junto a grandes directores, Visconti (Senso), Antonioni (El grito), Ojos sin rostro (un insólito filme de terror del gran Georges Franju en el que conformaría un personaje que repetiría después en varios giallos de escasa entidad)… hasta acabar en producciones cada vez mas mediocres. En su país intervino en infinidad de películas de terror (los giallos antes citados) especializándose en perversas damas maduras que aterrorizaban a exhuberantes jovencitas. Un personaje que, como ya hemos dicho más arriba, esbozó de forma magistral en la ya mecionada Ojos sin rostro. En España rodó un bodrio de mucho cuidado firmado por José María Forqué que se llamó No es nada mamá, es solo un juego y en España rodó también su última película antes de abandonar definitivamente el cine. Un tal Pepe Danquart firmó un thriller infumable que se llamó Semana Santa, donde un asesino hacia de las suyas por entre las procesiones de la Semana Santa sevillana. La protagonista fue Mira Sorvino, pero tal como sor...vino de Hollywood, se fue: sin pena ni gloria. Algunos años después tuvo la misma idea argumental, o parecida, el guionista habitual de Amenábar, Mateo Gil, que situó en los mismos ambientes una bastante más entonada Nadie conoce a nadie.

Recogiendo su León de Oro en Venecia como reconocimiento a toda su carrera.

Le fue concedido en el festival de Venecia de 1997 el León de Oro a toda su carrera. Ya tenía acumulado varios premios importantes por diferentes trabajos, todos en su etapa europea. En mi recuerdo predominará siempre especialmente por su composición de la condesa Livia en la magistral película de Luchino Visconti, Senso.

26 comentarios:

  1. Bonitas fotos. No he seguido mucho a esta mujer la verdad. No ha quedado entre las grandes, también es cierto. No sabía que hubiera sido tan estelar durante un breve tiempo. Por cierto, Scotty. Dos cosas.
    1) Pégale un repasillo al post: estubo, Red por Reed y algún detallito más seguro que por las prisas.
    2) Tienes un "regalito" en mi blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda coincido contigo en que la condesa Livia, por otro nombre Alida Valli estuvo genial en Senso, película que taqmbién figura entre mis preferidas de Visconti (ya le dediqué un post)
    Pero no hay duda de que la última escena de "El Tercer Hombre" pone los pelos de punta a cualquier cinéfilo de pro. ¡Qué pena sus últimos bodrios! Pero también los mitos tienen que comer.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. David, he repasado el post y ¡menuda escabechina! Estoy atontao todavía por la resaca de anoche, jajaj!. Gracias por avisarme. Creo que lo de escribir "a pelo" es una temeridad y una irresponsabilidad cuando podemos hacerlo en el Microsoft y después trasladarlo al post. Seguro que todavía habrá quedado alguna barbaridad que se me haya escapado.

    Y en cuanto a lo referente a tu regalo, me ha hecho mucha gracia porque está claro que no te has molestado en pinchar el enlace a mi otro blog. Me refiero a Cartel Nostalgia. Está en la columna de la derecha, pínchalo. Gracias por regalarme esa foto de mi adorada Madeleine. Bueno, de su "vertiginoso" moño, pero...

    Un abrazo cordial, amigo David.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Anro.

    Me paso a leer tu post de Senso en cuanto pueda. veo tambien que has escrito sobre mi adorada Kim Novack. Así que picho tu enlace en cuanto tenga suficente tiempo para estar tranquilo y sin prisas para leer los dos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Una belleza enigmática la de esta mujer, muy atractiva. Inolvidable su papel en "El tercer hombre". Me ha encantado escuchar el tema de la película, de fondo, mientras leía la inmejorable descripción que has hecho de la escena junto a Joseph Cotten. Maravillosa entrada Scotty. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Tengo enlazado Cartel Nostalgia en mi blog. Lo enlacé al mismo tiempo que éste, pero también es cierto que la última entrada que vi fue la de Bonnie and Clyde. Es que con tanto blog que "enlazado", seguirlos en sus actualizaciones empieza a ser un problema. Suelo ir los que me aparecen por arriba, y a veces repaso otros para ver si han actualizado. Si a lo mejor actualiza uno, pero poco después lo hacen seis o siete más, ése igual se me escapa. Y que además, no puedo con todos (ja,ja). Algunos los dejo en plan: Que vayan colgando y ya les daré un repaso largo un día de estos (los de inglés, especialmente, pues rara vez dejo comentario).
    Había visto tu foto de cartel nostalgia cuando entré antes. Me quedo con esa antes que con mi regalo, pero bueno, son complementarias, y además así no tienes imagen repetida (je,je).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Vale. Estoy ciego. Acabo de ver la foto en tu otro blog. Si es que estoy de un despistado. Pues sí. Ya la tienes repetida (ja,ja). Piensa que por algo la he "asociado" tal vez contigo. Y yo que pensaba que iba a ser original (ja,ja,ja). Me suelo poner a mirar las entradas no los extremos de los blogs, y así me va. Ya puedes perdonar, Scotty.

    ResponderEliminar
  8. Ya que la tienda no admite devoluciones, en cuanto pueda, te hago otro "regalo". Y ya voy a tener más "cuidado". Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  9. belleza inolvidable

    gracias amigo Scotty :)

    ResponderEliminar
  10. Dana Andrews, esa secuencia memorable hay que verla en pantalla grande y teniendo la referencia de por qué es como es. Hay que haber visto El tercer hombre, una película irrepetible. Gracias por sus palabras.

    ResponderEliminar
  11. David, que tu regalo me ha encantado!. es más: voy a cogerlo y a guardarlo en una de mis carpetas con la anotación de que es un regalo especial de un gran amigo.

    Eso no quiere decir que no espere ese otro regalo que me prometes. Seguro que aciertas.

    Un abrazo cordial.

    ResponderEliminar
  12. Amiga deseo. Qué alegría me das cada vez que te veo por el blog.

    Hablas español además de turco?. O traduces...

    Un abrazo desde España.

    ResponderEliminar
  13. Que gozada de reportaje. Es un placer recordar así a una actriz que hoy muchos tenemos olvidada. A conseguir Senso ya.

    ResponderEliminar
  14. Vale. Me alegra saberlo entonces. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Pablo. Si no has visto Senso, eso... a conseguirla ya!

    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  16. David. Qu espero tu otro regalo, que lo sepas... Lo prometido es deuda. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Vale. Pero dame tiempo, eeeh! No voy a buscar otra imagen de Vértigo esta vez.
    Por cierto, paseando por el blog de Anro y su entrada sobre Kim. Comentabas que la esposa de Jack Lemmon en Bésame, tonto era Felicia Farr (que era su esposa en la vida real). Allí hacía de esposa de Ray Walston. Pero como yo conocía ese dato que tú citas, me tomé la "libertad" de referirme a ella con una metonimia, lo cual pudo inducirte a pensar que no lo sabía. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Tengo tanto que leer en éste interesantisimo blog que me lo voy a tomar con calma..para ir " degustando " cada entrada. La música muy bien elegida..( aunque tengo algún problemilla para oirla )
    ¡ Gracias por pasar por mi Apartamento ! Me temo que no sé si estaré a la altura de tus conocimientos pero voluntad de compartir y aprender mucha...
    Alida Valli, hermosa y enigmatica.
    El proceso Paradine a mi me gustó
    y sin duda El tercer Hombre es un
    clásico con mayusculas.
    Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  19. Gracias por este hermoso sitio... te agrego a mis favoritos, soy tu seguidor y además te copiaré la idea del Ipod...

    saludos.
    y nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
  20. Efectivamente, David, llevas toda la razón. Ahora me toca esperar mi regalo. Mmmm... qué come come... jejej

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Gracias, Abril... Tu altura supera la mía, seguro. No hay más que ver tu blog. A mi tambien me gustó el proceso Paradine, aunque es de la de menos reaudación de las del maestro. Él mismo decía que no le gustaba. Pero a mi, de Hitch, como del cerdo... ¡me gusta todo!.

    Un abrazo cordial.

    ResponderEliminar
  22. Rogolagos, puedes copiar todo lo que quieras. Aquí no hay derechos de autor... si no se entera la SGAE, jajaj! Saludos y nos leemos.

    Ah, no te veo agregado a "seguidores". Seguro que se te ha olvidado, venga...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Alida Valli me parece que hizo telenovela en México. Recuerdo que yo era niña y habian comprado nuestra primera television. B/N negro, por supuesto. La vi en una pelicula, Juana de Arco, se llamaba y fue enorme, me emocionó mucho.

    ResponderEliminar
  24. Jorge Dávila Vázquez10/2/13 2:12 a. m.

    Scotty: gracias por este magnífico texto sobre uno de mis grandes ídolos de juventud. Sabes, a ella le arruinó el espíritu de Hollywood, que apenas aparecía una mujer hermosa y enigmática como la gran Alida, la veía como sucesora de la Garbo. Pero, Valli era Valli, y punto.
    En El tercer hombre es magnífica, pero hago mías tus palabras: "En mi recuerdo predominará siempre especialmente por su composición de la condesa Livia en la magistral película de Luchino Visconti, Senso."
    He visto Senso tantas veces, y no me canso de admirar la arquitectura de esa obra maestra, que es muchas cosas, entre otras un homenaje del maestro Visconti al género operático. Abrazos desde el Ecuador. Jorge Dávila

    ResponderEliminar
  25. Jorge es un placer que entres por aquí a leer. Creo que estamos de acuerdo en todo. Otro abrazo para ti desde España.

    ResponderEliminar
  26. Trabajó en MÉXICO, en la época de los 60s, una de las mejóres películas del gran actór Ignacio López Tárzo (Tiráno Bandéras), ...."El hombre de Papél" .....la hizo de prostitúta venída a ménos......muy buen papél, y telenovélas también.

    ResponderEliminar