29/1/10

La herencia Valdemar

Ouija en el orfanato

Daniel Liotti (?) es Valdemar.

La herencia Valdemar es una vergonzante película que nos deja estupefactos por la cutrez que campea en todos y cada uno de sus apartados. Desde un guión sin pies ni cabeza que recurre a los más manoseados lugares comunes, a una puesta en escena digna de la peor serie de televisión, pasando por una dirección de actores increíblemente tosca donde profesionales que han demostrado sobradamente su valía en otros trabajos están simplemente irreconocibles. No se entiende que hayan consentido participar en semejante desaguisado si no es por sacarse unos eurillos, que tampoco creo que hayan sido muchos, pero el panorama de la industria cinematográfica en España no está para decir que no a nada si se quiere seguir comiendo del trabajo de actor.
Laia Marull se atreve a mostrar toda esa "retaguardia" sin nada encima...
Según se dice al inicio, el guionista y director -un tal José Luis Alemán, que parece que debuta aquí- se inspira en el “universo Lovecraft”. Pobre Lovecraft si levantara la cabeza y se viera involucrado en tantas gilipollez. No sólo Lovecraft le sirve al señor Alemán de “inspiración” si no que también mete en el ajo a personajes tales como Bram Stoker y Aleister Cowley y, si no oí mal, a Puccini. Los tres vienen a España a una sesión de espiritismo que organiza el famoso escritor y practicante esotérico (Crowley) y que acabará desatando las fuerzas del mal.

Naschy, como el fiel criado, consolando a su señor.
Me resisto a explicar el argumento ya que hasta detallado por mi modesta capacidad literaria lo ensalzaría al infinito dada la inoperancia de los responsables para exponerlo con un mínimo de eficacia. Para colmo, se ha fraccionado lo filmado en dos entregas y se nos amenaza con seguir la historia en otra película que se proyectará dentro de poco. Total, como una serie de televisión en dos partes, pero en las pantallas de los cines.
"A que estamos guapos ´con estas vestimentas..."
Me paro a pensar en la patética empanada en la que se han embarcado una serie de buenos actores que están igualmente patéticos. Oscar Jaenada (Goya, por Camarón), Laia Marull (Goya, por Te doy mis ojos), Eusebio Poncela (un buen actor habitualmente), Rodolfo Sancho (tan de moda por la serie La señora) y Francisco Maestre como Crowley, el único que le pone un poco de pasión a su trabajo y consigue salvarlo mínimamente. Punto y aparte a la presencia de Paul Naschy en su última aparición en el cine justo antes de fallecer, lo mejor de la función. Sin duda hay homenaje a su cine, al poner el nombre de Valdemar al personaje principal, en referencia a su recurrente hombre lobo, Valdemar Daninsky... Y, de paso, conectar subliminalmente con Poe y su El caso del señor Valdemar.
El carruaje con caballos negros y conductor a lo fúnebre siempre queda muy aparente...
Calificación: *

29 comentarios:

  1. No estaba en mis planes, y menos ahora con tu critica! jajaja

    Gracias por tomarte los minutos de comentar en mi blog tan profundamente.

    Un fuerte abrazo!

    PM

    ResponderEliminar
  2. A mi me ha gustado.

    ResponderEliminar
  3. Me hizo es comentario un amigo que fue al preestreno, y eso que fue con algien que curro en la peli jaja!!!..si una pena que se tiren 13 millones de euros! (bueno...dio trabajo a mucha gente, ..pero ya que estaba podía hacer una buena peli)

    saludos

    ResponderEliminar
  4. No he visto la película, y no pueda opinar, pero hay un punto en el que no estoy de acuerdo: Naschy para mí sí fue un grande, y sí entiendo por qué personas como Tarantino o Spielberg se apenaron por su muerte. Un clásico del terror español, que sentó un antes y un después y encarnó como nadie a los grandes monstruos. De hecho, está considerado (no lo digo yo, es así), como el mejor hombre-lobo de la historia, con permiso de Lon Chaney. Lo que sí ocurre es que el cine que hacía, visto con los ojos de hoy, es terror cutre. Pero como todo clásico hay que mirarlo con otra mirada, asumiendo lo que representaba para la época, y ahí es donde las películas de Naschy crecen como obras de culto en su mayoría. Pero claro, es mi opinión... Jaja tampoco coincidimos en su momento acerca de Jordi Mollá.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Pablo. De nada, hombre. Ah, por mi no dejes de verla, pues pudiera ser que te guste. Nunca se sabe...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Manuel, nada que objetar a que te haya gustado. Estás en tu derecho y tu opinión es tan respetable como la mía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Atikus. Ya ves: hasta quienes han chupado del bote tienen mala conciencia. ¡Qué manera de gastar dinero sin sentido! Bueno, como dices, al menos hay quienes han trabajado una temporadita.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Cinéfago. Tenía que salir la cuestión. Mis respetos al señor Naschy, a su cine y a quienes lo adoran. Pero ni siquiera el que Tarantino o Spielberg (¿no será una leyenda urbana?) hayan dicho que les gusta, me va a cambiar mi propio criterio. Por cierto: ni Tarantino ni Spielberg son santos de mi devoción.

    Espero que esto no se interponga en nuestras relaciones blogueras...

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  9. Suena bien el tema este de Up in the air. Me gustaría ver la peli. Me cae bien Clooney. Pero se me acumulan muchas y el presupuesto es escaso. Todavía tengo que ver la de Haneke, la de Eastwood, la de Clements-Musker cuando la estrenen. Vaya, suena mejor Deleure, sin duda (ja,ja).
    A ver. No comento. Pero un cero es muy poco para cualquier cosa. Si fueras profesor y ves un esfuerzo por muy mal llevado a cabo que esté, no debes poner jamás un cero. Un uno, un dos, o incluso un tres. Un cero no se lo pongo yo ni a la de los Coen, que mira que me aburrió como hacía mucho que no me aburria una película.
    Por lo demás, si no que también mete en... en este caso, sino.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. David,administra bien tu presupuesto para el cine. es imprescindible que veas La cinta blanca, al menos para opinar...
    Desde luego la partitura de Delarue para Ricas y famosas es una obra maestra. Lo es la película tambien. Menuda despedida la de George Cukor. La he revisado días atrás y me ha dejado impresionado. Eso es CINE y no este bodrio del que dices que no se merece un cero.

    Al respecto, te aclaro que mis calificaciones no son "académicas" y en mi particular escala un cero significa "no pierdas el tiempo en verla". Luego, allá tú, jajaj!

    Por cierto, el personaje Crowley, todavía no tengo claro si es el que inspira el nombre de nuestro amigo y compañero de blogs. Una vez se lo pregunté pero, o no me leyó o yo no le he leído la respuesta. Yo creo que sí se llama así por Aleister Crowley...

    Ah, tú sigue corrigiéndome hasta que me pique y me pare a repasarlo todo con lupa antes de darle al "ir", que soy un desangelado de mucho cuidado con esto de las letras y la verdad es que no me da muy buena imagen. :(

    Sauldos...

    ResponderEliminar
  11. Uy y a mi me llama la atención esta peli, pero ya me has sacado expectativas, jajajajjajajaja. El nombre de Lovecraft colaboraba enormemente para tener ganas de verla, pero parece que no voy a encontrar nada parecido a Lovecraft aqui ;-(
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  12. Vale, david, me doy por vencido. Tomo nota de tu... ¿teléfono?, ejem...

    A partir de ahora te puedes explayar corrigiéndome en privado.

    ¿Ves? tú tambien tecleas mal: has tenido que repetir tu mensaje. (Bueno, reconzco que hablo sólo de "teclear" para desviar la atención de mis "otros" defectos, jejej...)

    saludos.

    ResponderEliminar
  13. Dialoguista, si la ves ya nos contarás. Te advierto que cuando menos te lo esperas pone fin y te emplazan a que vuelvas a pasar por taquilla en unos meses si quieres saber en qué queda todo. Estoy con un comecome en el cuerpo esperando que llegue ese día... ¡Cuánto suspense!. Ya he empezado a ahorrar. Mira que hacerme pagar dos entradas para poder ver entero este peliculón...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Yo es que desde que oí hablar de ella pensé que sería tan sumamente mala que nadie la vería...y los pocos que la han visto veo que me dan la razón

    ResponderEliminar
  15. Pues, primeramente, mi apodo viene por Aleister Crowley, sí, damas y caballeros, jejeje. (perdón si no respondí en su momento fue por no haberme enterado).
    Como ya le dije ayer por mail, Scotty, no voy a opinar al respecto porque no quiero verla. Tengo en mucha estima al ídolo de mi adolescencia, Lovecraft, y todos los comentarios que me llegan son negativos y nefastos. Una pena porque podría haber salido algo muy interesante.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Pues yo quisiera romper una lanza a favor de la película por tres motivos:

    -La cuidada ambientación. Los trajes, los escenarios, los complementos. Y también, el tratamiento correcto de ciertos elementos históricos coetáneos.

    -La condición de novato del director. Es su primera película y además, sin tirar de subvención. Como debería hacerse más cine por estos barrios, que ya está bien de paniaguados.

    -Los decentes efectos especiales y otros elementos que la alejan del terror habitual.

    ¿Fallos? Pues a la patada, sí. El hecho de que los secundarios estén mejor que los protagonistas ayuda poco. ¿La división en dos partes y el corte brusco? Puede, pero no es nada que no se viera en su momento.

    En fin, que fallida o no fallida, al menos ha sido un paso al frente más en una dirección que estaba muy olvidada: la del cine comercial.

    ResponderEliminar
  17. Buenos días Scotty...
    pues mejor no verla....
    yo la hubiera destripado más...
    vaya truñil patrio y viva las subvenciones de la señora ministra..
    un saludo

    ResponderEliminar
  18. Tremenda, SCOTTY, veo que coincimos en gustos y crítica, e incluso leo entre tus fieles, a algún que otro amigo...

    Abrzo

    ResponderEliminar
  19. De acuerdo con lo que dices en tu entrada...

    ResponderEliminar
  20. Angel "Verbal" King, no perece que haya unanimidad en que la peli es rematadamente mala. Tiene sus defensores, aunque, comparados con los que no la tragamos, son minoría. Yo, la verdad, no entiendo que se pueda tomar mínimamente en serio.

    Con Moon me pasó que de tanto oir alabanzas, cuando la vi me reboté al pensar lo sumamente sobrevalorada que estaba y por contraposición la ataqué desproporcionadamente. Aquí puede que haya pasado al revés con algunos espectadores.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Crowley, lo que digo arriba, en parte, vale para tu comentario. Ya imaginaba que Crowley era tu inspiración, este Crowley, claro, no sé si habrá algun otro Crowley conocido.

    Creo que "el universo Lovecraft" no se puede tomar en vano como referencia, tal como hace esta película. Por otra parte, creo que es un "universo" muy difícil de trasladar a las imágenes y hay que ser muy bueno haciendo las cosas. Más, si encima se pretende mezclarlo con Poe, por ejemplo.

    Por otro lado, nunca se sabe... a lo mejor tú la ves y no te parece tan mala. Te diré que en Dirigido no la despachan con cuatro líneas descalificativas. Pero Dirigido es, en mi opinión, una revista que en los últimos años me desconcierta y me irrita. Da la impresión de que lo suyo es ir a contracorriente como seña de identidad de su "singularidad".

    Espero que Tomás Fernández Valentí, si lee ésto, no de de por aludido. jejej..

    Saludos...

    ResponderEliminar
  22. Señor lechero, encantado de que dejes comentario. Es un honor. Espero que lo hags a menudo.

    A ver: a un servidor eso de los trajes, los escenarios, los complementos, la condición de novato del director, el que no tenga subvención, los decentes efectos especiales... nada de eso me vale como atenuante si la película me parece mala. Me parece mala y punto. Cuando una película me parece buena, no tengo en cuenta para nada si tuvo pobreza de medios y los decorados no eran vistosos o cosas así: me parece buena que elo que debe parecer una película.

    Los actores, ni secundarios ni principales, están mínimamente correctos, aparte de que el casting se ha hecho con el culo, con perdón. Si acaso, y ya lo digo en mi comentario, Francisco Maestre es el único que se salva. Pero, señro lechero, eso no es más que mi modesta opinión.

    Por cierto. el servicio de lechería ¿es a domicilio, como antiguamente?. (Es una broma cariñosa, amigo).

    ResponderEliminar
  23. Ah, Lázaro... no la he destripado porque no se debe hacer (además, ya lo hacen por casi todas partes)y porque, como ya digo en mi comentario ( eludo siempre decir crítica, som palabras mayores)hasta explicado por mí tendría más calidadad.

    Y, sí: ¡vivan las buenas películas aunque estén subvencionadas! ;)

    ResponderEliminar
  24. Hola, Futuro Bloguero (pero cómo, ya lo eres ¿no?) es un honor que me consideres tan favorablemente y que coincidamos. Seguro que a partir de ahora nos vamos aseguir los pasos mutuamente.

    saludos...

    ResponderEliminar
  25. MBI, como ves, no estamos solos... Muchos coinciden con nosotros.

    Nos leemos...

    ResponderEliminar
  26. Pero si es que cae por su propio peso, lo que se podia esperar de esta pelicula.
    Solo con ver en la television el anuncio de la misma, el cual comprendi que era una pelicula y no el aviso para una proxima serie en la tele, mucho tiempo despues.

    Lo que mas lastima me da es el despliegue de publicidad para la pelicula, ademas aprovechando radio y television a mas no poder para acaparar expectacion.

    Sin duda ver la Cinta Blanca y otra que por fin ha llegado a España, despues de 3 años, en Tierra Hostil,magnifica.

    ResponderEliminar
  27. Es cierto, Calistor, el gande e inteligente despliegue publicitario de la película. Además, una publicidad bastante inteligente. Los carteles y estantes en las entradas de los cines son de gran calidad y muy abundantes. Realmente invitan a verla.

    Me gustaría ver En tierra hostil, pero se acumulan ahora tantos estrenos... Uno de ellos me llama bastante la atención: Precius.

    ResponderEliminar
  28. Come and see how 1,000's of people like YOU are earning their LIVING from home and are living their dreams TODAY.
    CLICK HERE TO DISCOVER

    ResponderEliminar