11/8/09

Eskalofrío

Photofobia

Eskalofrío (atención a esa “k”, reveladora de a qué público se quiere atraer) es una decepcionante película de terror cuyo mayor fallo es, como casi siempre, lo poco elaborado de un guión que no atiende debidamente a la lógica de lo que va aconteciendo. Y eso que está firmado por cuatro o cinco guionistas entre los que se encuentra, además del director, el crítico de Fotogramas Antonio Trashorras. No tenía que ser una garantía, desde luego, ya que las
críticas de Fotogramas son de lo más insustancial -las del Sr. Trashorras, a la cabeza-. Lo que empieza prometiendo una más que sugerente historia de hombres lobo o “seres de la noche” (es lo que se intuye) deriva en una vulgar historia criminal con leves ínfulas sobrenaturales que se diluyen en la nada. Para colmo, tampoco funciona en su lectura realista por culpa de arbitrariedades de guión no justificadas o directamente estúpidas. Veamos: hay un “ser” en un bosque que resulta que lleva años desaparecido, pero que está igualito que el día que dejaron de verlo en cuanto a edad; un pueblecito de 300 habitantes perdido en las espesuras de una cordillera umbría e impenetrable, tiene a unos pasos un orfanato de niños desquiciados, que está “a tope”… No sigo, para que no se me acuse de destripar el argumento, si es que no lo he hecho ya.

La película acaba fracasando por culpa, no ya de las arbitrariedades que acumula, si no principalmente porque quiere nadar entre las aguas del fantástico en una historia que acaba siendo eminentemente realista. Y decepciona porque no es ni una cosa ni la otra y si queremos buscar algo positivo lo encontraremos en secuencias aisladas que consiguen cierto clima, pero que hay que mirarlas sin juzgarlas en su conjunto. La falta de presupuesto y la insignificancia de casi todo el grupo actoral no ayudan a evaluar de forma positiva ésta decepcionante película de la que podía haberse esperado bastante más al estar firmada por Isidro Ortiz, el de Fausto 5.0, responsable además de una estimable tv movie basada en un hecho real acontecido en Barcelona hace muy pocos años, y que se llama El asesino del parking, con un estupendo Fele Martínez.

Calificación: *

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada