10/1/10

El cónsul de Sodoma

El poeta que quiso ser poema

Gil de Biedma cabalgando por la vida detrás de su compañero/amante más conflictivo.

No es nada frecuente el biopic como género en el cine español y menos de personajes de relevancia reciente o actual. Menos todavía que el personaje elegido sea un poeta de escasa proyección popular ahora , por mucho que Jaime Gil de Biedma esté considerado, con justicia, un poeta clave del tardo franquismo y de la transición democrática española y su poesía fuese veneradamente leída entre la progresía cultural de entonces. En realidad, Gil de Biedma, escritor encuadrado en la llamada generación de los cincuenta, fue (es) un poeta catalán, pese a que su orígenes estuvieron en la alta burguesía castellana, que nada o casi nada tuvo que ver con el movimiento literario del resto de España que estaba centralizado en la capital del país.
Josep Limesa es Carlos Barral, fudamental en la obra del escritor ya que se encargó de editar sus poemas.

El interés cinematográfico del personaje viene dado por las peculiares características de su personalidad y la intensidad con que vivió una vida, a contracorriente de la que la sociedad a la que perteneció le predeterminaba. Homosexual y ácrata, comunista y libertario, tuvo problemas con el régimen que lo tenía en el punto de mira. La suerte de pertenecer a una familia relevante lo libró de males mayores pero fue en su vida privada donde se topó con la tragedia.

De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso,
dejar atrás un sótano más negro
que mi reputación —y ya es decir—,
poner visillos blancos
y tomar criada,
renunciar a la vida de bohemio,
si vienes luego tú, pelmazo,
embarazoso huésped, memo vestido con mis trajes,
zángano de colmena, inútil, cacaseno,
con tus manos lavadas,
a comer en mi plato y a ensuciar la casa?

(Fragmento del poema "Contra Jaime Gil de Biedma", donde se revela la extraña relación del poeta con su particular Pijoaparte)

El cónsul de Sodoma, título extraído de uno de sus v ersos autobiográficos, Los cónsules de Sodoma, es una película que, si el espectador tiene algún interés por los años que retrata y por los personaje y hechos que rodean al protagonista, puede llegar a apasionar pues, tras el retrato del poeta, hay otra historia que más que la de la España de aquellos años es la de la Cataluña de entonces. Si afinamos, trata de la Barcelona donde se gestó ese movimiento cultural “catalán” tan heterodoxo que acabó confluyendo en la mítica sala Bocaccio donde intelectuales, y artistas de todas las ramas se codeaban en un conglomerado cómplice que a falta de una combatividad callejera inexistente al estilo de las revueltas estudiantiles tipo mayo del 68, hacían oposición a la dictadura desde posiciones teóricas. Poetas, novelistas, editores, arquitectos fotógrafos, actores y directores, críticos… conformaron en la mítica sala barcelonesa lo que dio en llamarse “La Gauche divina”, una mezcla de creadores de lo más variopinto que se refugiaba en dicho local como forma de escapar de la mediocridad reinante y de la represión.

Bimba Bosé encarna a la única mujer en la vida del poeta.

Realizada con una valentía y una sinceridad encomiables, El cónsul de Sodoma tiene además un empaque y un acabado artístico que la emparenta con grandes biopics hollywoodienses y su estilo visual o look, tienen una meticulosidad y un perfeccionamiento digno de mayores presupuestos. La franqueza con que se explicitan las escenas de sexo es sorprendente y para nada chirrían en la historia, integradas necesariamente para comprender la naturaleza del personaje. El tono poético de la narración, el recurso de ilustrarla con versos del poeta, nos va dando las claves del personaje. Hay quienes se rasgan las vestiduras ante escenas de sexo tan realistas como las de cualquier otra película que las contenga sin que pase nada, por el hecho de que se ven penes erectos y actos explícitos.

Ejecutivo de una fábrica de tabacos en Filipinas, con su amante filipino y el hijo de éste.

El hecho que se hable también en El cónsul de Sodoma de personajes ilustres de la cultura catalana y española en una historia que, todavía hoy, puede levantar ampollas por su naturaleza transgresora y escandalosa en lo sexual, ha dado lugar a que algunos de los aludidos haya montado en cólera. De todos los personajes que desfilan en la narración, varios de gran influencia entonces y otros influyentes ahora, da idea de hasta qué punto la película ha logrado su objetivo de interesar a un público inquieto. Por la pantalla desfilan desde el arquitecto Ricardo Bofill al editor Carlos Barral, pasando por Colita y Joan de Sagarra (el cronista y la fotógrafo oficial de la Gauche divina) y, sobre todo Juan Marsé que en la película aparece como un escritor en ciernes dubitativo que no sabe cómo terminar su novela Últimas tardes con Teresa y la influencia que sobre ésta tuvo la intervención de Gil de Biedma. Su personaje principal, Pijoaparte, fue en realidad una creación del poeta que lo remodeló de arriba abajo en base a su experiencia con ese tipo de personajes: un chulo charnego inculto y arribista con los qué tanto se relacionó Gil de Biedma. Hay otro personaje, su última pareja, que es nombrado siempre como Pep. O estamos ante otro conflicto con personaje vivo que, o bien por respeto o bien por temor a posibles problemas con el mismo, se elude su apellido. Pero el actor elegido para interpretarlo apenas deja lugar a la duda por su gran parecido con el real y todos podemos saber de quién se trata. Además, tenemos a un actor que se dedicó a representar la obra del poeta por los escenarios y que siempre ha dicho que fueron grandes amigos el poeta y él. Nosotros mismos…

Josep Linuesa, Bimba Bosé y Jordi Mollá, junto a Sigfrid Monleón. director del filme.

La película concluye con Gil de Biedma arrasado por el sida ya en la edad de 60 años,
con unas secuencias finales hermosísimas en las que a punto de morir sólo le queda como tangible regalo de vida la contemplación de cuerpos adolescentes llenos de energía y de belleza, único asidero y bálsamo para soportar la espera del anunciado final.

Calificación: ***

32 comentarios:

  1. No me llama mucho la atención, mas bien ni conocia de su existencia, pero hablando de biopics, te invito a leer mi crítica de Invictus, me gustaría ver tu opinión.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Rocé tangencialmente el mundo de la "Gauche divina" en los últimos años sesenta cuando me encontraba de "cuasi corresponsal" de una agencia de prensa, pero nunca logré entrar en el círculo. A todo lo más que llegué fue a conocer a alguien que conocía a...Para mí, no obstante, fué un cambio muy grande pasar de Madrid a Barcelona (estuve un año en esta ciudad) Naturalmente conocíamos las andanzas de Gil de Biedma. Colita, que también colaboraba en Fotogramas, le pasaba información a Maruja Torres, por entonces casi una chiquilla y aun desconocida por el público.
    No ha llegado esta peli a Las Palmas, pero parece bastante interesante como para dejarla atrás.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Gran polémica la que se ha montado con la peli, de todas maneras yo ya tenia ganas de verla, a ver cuando puedo!

    ResponderEliminar
  4. Hola Scotty he visto ayer "El cónsul de Sodoma" y me ha parecido una más que aceptable película, valiente, en ocasiones un pelín estática. Y con un final redondo y magnífico. Creo que hay una interpretación estupenda de Jordí Mollá, y una banda sonora muy especial. Vicky Peña está estupenda y los demás actores correctos. No me gustó la secuencia de la redada en la calle con las prostitutas, me pareció muy artificial y acartonada. Gracias por tu estupendo blog y por esa banda sonora de Memorias de África que tanto me gusta.
    Saludos
    Arvikis

    ResponderEliminar
  5. Estupendo blog.
    No me interesa mucho este filme, no soporto al actor Jordi Molla.

    ResponderEliminar
  6. VitoneMen. La película interesa por sí misma, al márgen de que interese o no el tema o el pesonaje. Eso es un gran elogio. Creo que ha conseguido cinco nominaciones a los Goya. Me alegro mucho por ella.

    Ya he leído tu crítica de Invictus. Por supuesto que iré a verla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. No sé si veré la pelicula o no
    pero tu critica es realmente interesante como la vida de gente que se sale de la norma, que intenta ser él mismo a contracorriente, con todas las consecuencias.
    Es un gusto pasar por aqui, te envuelve una atmósfera de sala de cine intimista.. la música ayuda mucho a crear ambiente, como tus textos.
    Un saludo cariñoso

    ResponderEliminar
  8. Anro, me parce un lujo que vivieras esos ambientes aunque fuera tangencialmente. Colita y Joan de Sagarra publicaban en la Fotogramas de entonces, la única revista "popular" de cine que impregnaba de compromiso casi todo lo que publicaba. Fotogramas ahora es otra cosa, lamentablemente. De hecho lo es desde que murió su fundador y se hizo cargo de ella su hija Elisenda. Maruja Torres se hizo allí y hoy es una histórica de la revista. Esta película merece la pena verse por todas esas cosas, y más...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Carlos Serrano:
    Sí que se ha montado gorda. El señor Marsé debe de estar muy molesto por que se pone en evidencia la influencia y el decisivo apoyo de Gil de Biedma a su posterior y apoteósico triunfo. No me parce noble molestarse por que se sepa que una vez alguien nos ayudó o nos influenció positivamente. Eso no le merma a sr. Marsé su valía.

    Nos leemos...

    ResponderEliminar
  10. Hola, Arvikis. De los actores, efectivamente, sólo están realmente brillantes Jordi Mollá, Vicky peña y Juli Mira. Me parece una injusticia que se haya nominado a ella al premio Goya y no a Juli Mira, que era quie realmente yo me esperaba.
    Gracias ati por valorar positivamente el blog y visitarlo. Yo tambien te leo, como sabes...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Andrés Pons. Gracias por pasarte por aquí y dejarme tu estimulante comentario. Parce que tú no tienes página ¿no?.

    Cuento contigo para visitar el blog y comentar mis modestas opiniones sobre el tema Cine.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Abril.

    Te considero ya como de la casa y tus comentarios, en mi blog y en el tuyo, me crean la sensación de que nos conocemos desde hace mucho tiempo. Eso se llama "feeling" ¿no?

    Estamos en contacto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. una película muy polémica,ha recibido muchos palos sobre todo por parte de J. Marsé,la veré cuando salga en dvd,
    los biopics me interesan.
    Jordi Mollà es un pedazo actor,
    Bimba Bose creo que sobra.
    un saludo,felicidades por la crítica.

    ResponderEliminar
  14. Lázaro, la polémica le va a venir muy bien a la película. Marsé se está pasando de rosca seguramente por que no le gusta su retrato en ella.

    Bimba Bosé no me parece que estorbe. Otra polémica absurda. No es actriz y se nota: punto. En su descargo, decir que físicamente y como presencia aporta el exotismo que el personaje que interpreta necesita para interesar físicamente a aun homosexual tan recalcitrante como el protagonista. Exotismo y ambigüedad, no lo olvidemos. Quién mejor en España para aunar esas dos características.

    Saludos...

    ResponderEliminar
  15. Coincido con Andres Pons, no soporto a Jordi Mollá, pero al parecer en este filme por fin da una interpretación de altura. Hasta está nominado al Goya. En cuanto al éxito de la cinta, posiblemente suba gracias a esta nominación, pero por lo pronto no ha levantado mucho revuelo el día de su estreno. Habrá que verla.

    ResponderEliminar
  16. La verdad es que todo apunta a ser una película, al menos, digna de ser visualizada. Normalmente las películas de poetas están muy bien llevadas al cine (Todavía no dejo de emocionarme con "El cartero y Pablo Neruda") y siempre es de agradecer escuchar textos poéticos en una película. Vengo de raicesdepapel.blogspot.com de leer unos maravillosos versos y después de tu reseña ya tengo ganas de ir al cine.
    PD: Una vez más ha sido muy agradable escuchar buena música al escribir. Ese "Born free" de Matt Monro es eterno.

    ResponderEliminar
  17. Yo que pensaba que iba a ser un telefim soporífero. Habrá que hacer un huevo para ir a verla.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Amigo Cinéfago. Lo de Jordi Mollá parece generalizado. para mi es un buen actor, pero con características muy particulares. creo que es su dicción, nada común, que parece artificiosa. La misma característica que yo le veo a la Maribel Verdú (la dicción y la voz un tanto forzadas)y no le impide que todos casi por unanimidad la consideremos muy buena.

    Gracias por hacerte seguidor del blog, lo que significa que vas a seguir entrando a honrarnos con tu atención. Parece que tú no tienes página. ¿O sí?.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  19. Dana, es una película que, en mi opinión, merece la pena ver. Me alegro mucho de las nominaciones a los Goya que ha conseguido y que han sorprendido a muchos. Parace que coincidimos en gustos musicales... ten en cuenta que si estamos en un blog de cine, qué mejor fondo que una buena banda sonora. A que sí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Pablo, no es un telefilm y sí una película muy peculiar e interesante.

    Ah, ho tienes que hacer un "huevo" para verla, basta con que hagas un hueco, jejej... ;) Que no falte el humor... Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Página propia no, blog sí, aunque ese ya lo conoces. Lo que sí colaboro como redactor en una web de cine, www.locoporelcine.com

    ResponderEliminar
  22. Bueno, yo no sé si Marsé tiene razón o no, lo que creo es que si entra al trapo de la polémica se está rebajando al nivel que precisamente denuncia. Parece la típica pelea de porteras!

    jajaja

    ResponderEliminar
  23. Hola, Carlos.

    No sé si has leído una artículo de Marsé publicado ayer, creo, en El País. Arremete de forma airada, colérica diría yo, contra la película y contra todo y todos los que tienen algo que ver con ella, en especial contra el productor Adrés Vicente Gómez. Creo que tanta agresividad descalifica sus arguemntos los cuales, ciertos o no,a mí como espectador de cine me las trae al pairo. La película puede que no sea fiel a la realidad de las vidas que aparecen en ella, pero si yo quiero una biografía documental o no de alguien ya la buscaré en los libros. El cine (tambien la literatura) se puede permitir las licencias que quiera: todo es ficción. Y si él se cree perjudicado, que ponga una denuncia.

    A mi la película me gusta. Como tambien me gustan los libros de Mrsé que he leído, incluído ese Últimas tardes con Teresa de la polémica. No sé si recuerdas la versión al cine que de ella hizo Gonzalo Herralde con Maribel Martín y Ángel Alcázar. Si no la has visto y la encuentras por ahí, échale un vistazo. Merece la pena.

    ResponderEliminar
  24. Si, leí lo de Marsé en El Pais, por eso digo que parece una pelea de Porteras. Da un poco de verguenza ajena, la verdad.

    ResponderEliminar
  25. He de confesar que he seguido los pasos de la película desde que tuve conocimiento por su publicidad: entrevistas, críticas, polémicas periodísticas, incluido el artículo de Marsé contra el productor, director y por el hecho de haberla realizado. Lo que no he podido ver aún es la película. Desgraciadamente, la celeridad en el conocimiento sobre una película española nunca está al nivel de su distribución que es lenta, torpe o interesadamente eliminada de la cartelera. Al menos para quienes no vivimos en las grandes urbes.

    ResponderEliminar
  26. Hola, Narbona. Bienvenida/o al blog.
    Es injusto que no tengamos el acceso a todas las películas que se estrenan por vivir en según qué ciudad. Muchos cines programaan cine español para cubrir la cuota y lo quetan en seguida de cartel para poner tonterías americanas muchas veces. Nos seguimos leyendo, espero...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Gracias Scotty por tu amable comentario en mi blog. ¿Sabes? Intenté montar un blog donde dar publicidad exclusivamente al cine "off Hollywood". Y a batallar porque se pueda visionar todo el cine que se hace cualquiera que sea su procedencia. Pero que he dejado de actualizar.Entre otras cosas porque no se puede atender a todo. El cine y sus entresijos son una de mis mayores pasiones. Actualmente, vivimos un momento sumamente interesante a raiz de lo que se ha montado con las descargas de peliculas desde Internet. Es un debate abierto, que se está gestando dí a día, y que detrae toda mi atención.
    ¿No te mola reflejar eso en tu blog de cine?
    Por supuesto que nos leemos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Inma Molinos7/2/10 4:57 p. m.

    BRUTAL!!! ME HA ENCANTADO, ENHORABUENA! A VER SI NOS CUENTAS DE DONDE HAS SACADO A LOS BOMBONAZOS CON CULITO PA PARTIR NUECES, SOBRETODO EL DEL FINAL. mE ENCANTA. Inma Molinos Hermoso

    ResponderEliminar
  29. Scotty,
    la vi recientemente,y me gustó mucho.Jordi Moyá me resulta creible y hace una interpretación más que digna.
    La vida del poeta me parece interesante dado el momento histórico,vivir tu orientación sexual tan libremente,es un acto valiente,coherente,casi heróico por lo que de arriesgado y perseguido suponía en ese momento.
    Detesto las etiquetas,pero pienso que además de acostarse y disfutar con ella, se enamoró del personaje que interpreta Bimba Bosé,por lo que no sé si la calificación de homoxesual sea la que más se ajustaba a su orientación.
    Calificativos aparte,me gusta mucho el poema de:
    "...que la vida iba en serio...."
    y la película la disfruté.
    Me impactó mucho la escena del bailarín bailando desnudo frente a un Gil de Biedma rendido y agorado aunque no lo sufiente para no sucumbir de nuevo ante el hechizo de la erótica y exultante juventud.
    bss

    ResponderEliminar
  30. disculpen,quise decir rendido y agotado,pero el teclado me traicionó.
    más bss

    ResponderEliminar
  31. Troyana, por algo Jordi Moyá estuvo nominado al Goya. Hace un buen papel.

    Gil de Biedma fue un personaje autodestructivo, como la mayoría de los poetas, de los genios.

    El personaje de Bimba Bosé es fundamental para entender al poeta. No era esto o aquello: era. Osea, vivía. Su romance femenino fue tan espontáneo y sincero como sus amores homosexuales, su tendencia sexual dominante por otra parte.

    Sí: las secuencias finales admirando la belleza, la juventud, la vida... representadas por ese chapero de armoniosas formas es un forma de "apurar" la poca vida que le queda. Unas escenas muy hermosas.

    Yo tambien disfruté mucho la película que, como recordarás, levantó cierta polémica promovida principalmente por Juan Marsé.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  32. buen contenido,felicidades por la pagina.

    ResponderEliminar