8/12/10

Marcelino Pan y Vino

Cine Nostalgia: El hombre de la buhardilla

Cine Nostalgia recuerda con esta entrada al que es sin duda el mayor éxito del cine español de todos los tiempos.


Marcelino Pan y Vino se filmó en 1955, en pleno apogeo del franquismo, Eran los años en que todavía estaba obligado rendir tributo al Nacional Catolicismo, y el cine, en la mayoría de sus películas, hacía apología de los valores morales y religiosos, las dos grandes obsesiones del régimen franquista,

El director húngaro Ladislao Vadja, exiliado político que recorrió durante los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial países como Alemania o Italia, acabó recalando en España, el país que más se ajustaba a su ideario político. Fue una suerte para el cien español ya que sus cualidades como cineasta impulsaron nuestra industria dirigiendo un buen puñado de buenas películas.

Marcelino Pan y Vino fue el primer gran éxito internacional de nuestro cine. Todavía hoy no hay otra película española que lo haya superado y que sea tan conocida y querida en el mundo entero.

Basada en un cuento del escritor José María Sánchez Silva, Marcelino Pan y Vino ganó premios internacionales de toda índole, como el Oso de Plata en el festival de Berlín y una Mención Especial en Cannes a Pablito Calvo.


No fue nominada al Oscar, pero su influencia no escapó a los Estados Unidos, donde también triunfó a lo grande. Tenemos que recordar que eran años en que todo lo procedente de España estaba proscrito a priori.

Se estrenó en prácticamente todos los países del mundo, pero fue en Francia y, muy especialmente en Italia, donde causó auténtica sensación.

Los valores humanos de la historia, la emotividad y la poética de las imágenes, trascendieron el componente propagandístico del Nacional Catolicismo que la historia pudiera tener.

Desde luego, las lágrimas corrieron por las mejillas de todo espectador de cualquier ideología y de cualquier religión y todo el mundo acabó rendido a las travesuras llenas de candor y de inocencia de un Pablito Calvo irrepetible, que, en su papel de Marcelino, es capaz de hacerse oír por el mismísimo Jesús y conseguir que este le ayude a conocer a su madre.

Para ver los vídeos, parar el MixPod


Marcelino Pan y Vino tuvo una nueva versión en 1991 absolutamente olvidable. El cine de animación también le prestó atención con bastante éxito, ya que la serie de dibujos animados se vendió a una gran variedad de países. En el año 2009 (ayer mismo) se hizo una nueva versión en México que no parece que tampoco haya tenido trascendencia. Marcelino fue inspiración de compositores y de cantantes, especialmente en Portugal e Italia.


Voy a poner varios vídeos y quien tenga paciencia e interés que los vea y los escuche. Yo creo que merece la pena, aunque sólo sea por la repercusión que Marcelino Pan y Vino tuvo para España en unos años en que éramos observados desde fuera con desdén, cuando no con desprecio, y todo lo procedente de España era ninguneado o directamente rechazado.




18 comentarios:

  1. Ahora mismo me has hecho recordar a mi infancia, yo tenia el cuento y mi abuela me lo leia.... lo recuerdo perfectamente y cuando vi la película por primera vez no pude dejar de llorar!!!. De hecho no la he podido ver nunca más.... hasta me hace un poco de cosa ver ahora los videos...
    pero muchas gracias por esta entrada!!
    un beso!

    ResponderEliminar
  2. Yo me he quedado entre el puchero y la sonrisa.
    ;)
    El detalle de las uñas negras es un punto.
    La ví hace mil años. Creo las monjas nos la pusieron varias veces en varios años.

    Saludos, Gran Scotty.

    ResponderEliminar
  3. Reucerdo verla de pequeño y recuerdo a mi abuelo viéndola y llorando mientras lo hacía y me acariciaba la cabeza.
    Gracias.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Esa cara de Pablito Calvo, en la perimera fotografía de esta entrada, ya lo dice todo. Este niño era capaz de enternecer a cualquiera tan solo con su mirada. Han existido muchos actores infantiles pero ninguno podrá igualar nunca a Pablito Calvo. Lo recuerdo en más películas como "Un ángel pasó por Brooklyn" o "Mi tío Jacinto" y la verdad es que siempre sacaba unas interpretacion es estupendas. En cuanto a Ladislao Vajda, ¿qué se puede decir si fue el creador de una joya como "El Cebo"?. Coo bien se dice en esta estupenda reseña, esta película es tan maravillosa que trasciende por completo la propaganda nacional católica porque está rodada con muy buen gusto y mucho estilo, muy al estilo Vajda y el final, magistral, emociona a cualquier persona sin importar su ideología. Película totalmente imprescindible. Ahora mismo pongo un enlace a esta entrada en mi blog, porque me ha encantado. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. ¿Quién no ha soltado alguna vez una lagrimilla viendo esta película?... Un título imprescindible de nuestro cine más popular.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Qué tiempos, Bargalloneta. Creo que todos los niños de las generaciones posteriores al cuento sabíana de una u otra forma la historia de Marcelino. en las dos últimas décadas los niños están por otras cosas y ya serán bastaante menos los que los conozcan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. me trae recuerdos de mi infancia,Scotty,al igual que "Ordeo negro"...
    bsts

    ResponderEliminar
  8. Anele, te has quedado ¿entre el puchero del fraile cocinero y la sonrisa de Marcelino? ;)

    Los colegios religiosos deben tener la película rayada de tantos pases. No me había fijado en lo de las uñas negras... Marcelino no quería lavarse ni atado!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Discupa,quería decir "Orfeo ..."

    ResponderEliminar
  10. Crowley, tu abuelo sin duda pensba en la suerte que tú tenías, comparada con la de Marcelino. Por mucho que él fuera el rey del monasterio, lo que quería era tener madre...

    Nos leemos...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Marcos, es cierto que Pablito Calvo tenía un candor y una inocencia que conmovía a las piedras. Creo que Vadja lo encontró visitando colegios de Madrid en busca del personaje. Pablito Calvo acabó de cocinero, creo recordar, en un restaurante de Torrevieja, en donde falleció hace algunos años. Su paso de la niñez a la madurez no fue muy adecuado para enfrentarse a la cámara. Era un rostro y un físico vulgar, al que la cámara ya no favorecía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Kinezoe, todavía enternece ver estos vídeos. El primero y el de la canción de Gigliola Cinquetti.

    Nos leemos...

    ResponderEliminar
  13. Troyana, parece que me ha dado por la emotividad últimamente. Dos películas emocionantes.

    <un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Uno echó sus lagrimitas con esta peli. Se podría contar más de una anécdota personal en torno a ella...pero eso fue hace muchísimo tiempo.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  15. Recordar es volver a vivir.
    Yo era pequeña cuando la vi por primera vez y llore amargamente, aun ahora la recuerdo y sufro al recordar a Marcelino.

    ResponderEliminar
  16. Madre mia, la de veces que vi esta pelicula porque mi madre la ponía cuando era pequeña...qué entrañable!!! Y es la primera vez que ve que alguien le dedica un post, gracias!

    ResponderEliminar
  17. Es increíble, pero todavía... ¡¡¡no la he visto!!! Y esto deseando hacerme con ella y devorarla a lagrimones. A veces es una suerte tener estos vacíos cinematográficos: disfrutarlos por primera vez es un momento memorable. Voy a poner tus vídeos a modo de aperitivo.
    Julieta D.

    ResponderEliminar
  18. Julieta, espero que el aperitovo te haya abierto boca. Este post, que es bastante modesto, es de los más visitados del blog.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar